El Primer Beso...

4 min readphoto by Diego Marigno (2012)poetry

Mientras esa suave llovizna, que cae incontrolable y que con cada gota al caer hace un sonido improbable, trata de enamorar a aquellos dos que no saben hablar, que solo miradas lazan esperando que su pareja comience la danza.

El maravilloso viento fluye por todo el cuento. Causa esa rica sensación de frio, esa que nos llega en todo el cuerpo. Entonces el bello sonido de la voz de la doncella, fluye sin cesar, y causa que la noche despierte con solo hablar.

Junto a la plena oscuridad que bajo la luz de la luna se lleva toda maldad. Pero en realidad son aquellas estrellas y su brillar que hacen figuras sin perdonar. Marcan un corazón en el cielo estelar, marcan dos manos agarradas sin quererse soltar. Juegan juegos con sus mentes, marcan otra vez cosas indecentes, dos personas besándose fervientemente. Gritan desde el cielo la realidad que ven en el suelo, todo lo que sucede bajo el brillo de este lucero.

Quieren alumbrar esta noche más sin parar, todas las estrellas confabulan sin pensar. Planean atacar y destruir toda duda, darle al amor la oportunidad y el lugar para durar por toda la eternidad.

Mientras tanto la luna, que incrédula se burla, sigue alumbrando sin cesar. Solo alumbra esperando que bajo su luz magistral aquellos dos seres se den cuenta de la realidad. Se burla de las estrellas y su plan, porque son todas pequeñas, ¿que podrían lograr? Sabe que es la dueña, la que domina de noche la tierra y el mar.

Entonces es también la que tiene que permitir al amor, en su noche incesable, darse la oportunidad de amar. Alumbra como nunca antes lo ha hecho en la historia de la humanidad, esperando ese beso que selle la verdad.

Lo que ninguna de ellas saben, es que aquel que está al lado de la doncella tiene todo calculado por encima de ellas. Cautelosa mente mide las palabras que dice, y enamora con poemas a aquella doncella que parece sacada de Disney. Solo la mira a los ojos y le dicta todo lo que su corazón dice, él siempre ha tenido el don de expresarse y hacer que todo se electrice. Las palabras fluyen de sus labios, y ella en su mente a Dios bendice, por haberle puesto en su camino a tal caballero tan perfecto aunque maldice.

Entonces poco a poco los rayos de sol empiezan a salir, y las estrellas y la luna, se alejan junto a la oscuridad, pero ninguna se quiere ir. Quieren admirar el momento cuando hayan hecho que dos almas se unan por completo. El viento se ríe de todos ellos, demostrándoles que a la final él será el que marque el sello.

Entonces el caballero se da cuenta de que va a llegar ese momento perfecto, el sol se alza imponente en cielo secreto.

Ve poco a poco como los rayos de luz iluminan la piel cristalina de esa doncella divina. Pone en marcha el plan para conquistar su corazón así como su vida. Ella mentalmente se queja de que él ha sido tan lento, no se ha dado cuenta de sus sueños. No has visto las señales que ella lanza en todo tiempo. El Sol imponente se da cuenta de todo en un momento, pronto ve que el será el que unirá a estos dos corazones junto al viento. Mientras despide orgullosamente a la luna y las estrellas del firmamento, dice “llego el que llenara de color todo este cuento”

El amanecer se alza en la bella oscuridad, todos se asustan de que no lo van a lograr, y se van a perder una vez más la unión de este amor sin igual. Que todos los milenios en el mismo lugar vuelve a pasar. Es una historia que siempre se repite, pero siempre con un mismo final.
Y ellos la quieren cambiar, pero por más que lo intenten no lo pueden lograr.

El viento se empieza a poner en movimiento, hace que lluevan pétalos de rosa en todo el momento.
El sol se prepara para unir a estos dos cuerpos, ser el sacerdote en una ceremonia de ensueño.

Y la luna y las estrellas desaparecen por completo, ahora todo es cuestión de que el caballero haga su movimiento. Aparece un arcoíris junto a la llovizna que se esmera, ella solo esperaba el momento para darle color al firmamento. Sin más que hacer también desaparece por completo.

Entonces el caballero ve el momento y cuidadosamente se toma su tiempo. Dice palabras dulces, quiere hacer todo perfecto. Pero la doncella ya solo quiere besarlo hasta tenerlo muerto.

Cuando él poco a poco se acerca, y toma su pelo. La ve directamente a los ojos y le dice “Oh cuanto te quiero.” Quita la distancia que los separa sin duelo, toma las manos de ella y suda como un enamorado sincero. Acerca su cuerpo, la gravedad es cómplice del momento. Sus cuerpos sufren un roce magnético, un roce eléctrico. Ya no hay nada más que los detenga de llegar a su perfecto beso en este amanecer incierto.

Entonces abrí los ojos, y me di cuenta de que todo era un sueño.
Era mi imaginación jugando juegos, haciéndome pasar por caballero y juntándome junto a una supuesta doncella que quiero.

Pero no te lo niego, si tuviera la oportunidad, ese sería el momento perfecto que elegiría para darle a una doncella nuestro primer beso…

SHARE THIS NOW
WRITTEN ON:
January 12th, 2011