No Todavía Amor, No Todavía, No Todavía

2 min readphoto by Diego Marigno (2012)poetry

Es una sensación que no se puede explicar cuando no entiendes el porqué de las cosas, cuando alguien llega y te hace abrir los ojos, y tu piel toca, roza.

Es inexplicable, es inefable pero en palabras seria como que del cielo llovieran rosas, y el corazón se acelera, las almas se acercan y el mundo solo pasar a ser una idea.

Las palabras dejan de importar y los momentos son eternos a su propia manera, ya nada me importa, solo me importa el allí, con ella.

Empiezan a hablar sus ojos, su cuerpo… su olor que tanto recuerdo.

Es como detener el tiempo, ir muy lento, es traer a la tierra los sentimientos,  es entender que aunque pase el tiempo, ese momento allí será eterno.

Eterno como la imagen de su sonrisa que me hipnotiza, eterno como su olor, sutil y sin embargo perfecto, como la fragancia de la brisa. 

Eterno como los momentos que se han ido tan de prisa. 

No hay que decir nada, aunque falta decirlo todo, quizás fue demasiado rápido, quizás fue demasiado lento.

Lo importante es que en este momento es perfecto, a ratos, no lo niego, un poco incierto.

Pero supongo que cuando dos auras se mezclan también tiene que quedar el misterio, es tener a alguien sin realmente tenerle…

Es el salir de la rutina y admirar a plena luz del sol el color del pasto verde, es la belleza que no admiramos por estar en nuestras vidas inertes.

Eres tú, soy yo, es quererte, tenerte, verte.

Quiero congelar el tiempo en una habitación con nosotros besándonos, quiero que viajemos a lugares inesperados, al menos imaginándolo.

Que me puedas ayudar a descubrirme al menos por otro rato, porque siento que me he ido a un lugar donde las vidas se apagan.

Tu también lo estabas, y que cómico que en el mundo nos encontráramos, ojala el destino nos deje tranquilos mañana.

Quizás fue para salvarte, quizás fue para salvarme, no lo sé, pero en el camino supongo lo entenderemos.

Mientras solo nos envejecemos, aprendemos, entendemos, descubrimos el mundo mientras en nuestra mente a otros mundos viajaremos.

Solo no te vayas todavía, que apenas empieza la vida,  y yo allí le decía: “No todavía amor, no todavía, no todavía”.

Admiremos al menos otro amanecer, otra noche, otro día.

SHARE THIS NOW
WRITTEN ON:
January 28th, 2012