Te Besé, al Humo Dulce y Sencillo de Un Rato

2 min readphoto by Diego Marigno (2012)poetry

Y aunque ya el pasado de tu sombra se fue,  la veo caminar al lado mío sin perecer.

Porque la realidad se nos escapó en un amanecer, junto a la luz de la noche… en un día donde te bese, te bese, sé, lo hice, y tu olor me hizo estremecer.

Realmente no sé qué paso, solo sé que tus besos a mi cuerpo embelesaron, y así como un beso dio inició todo… así mismo terminaron.

Fue fea la sensación de rabia al momento que te apartaste de mi lado, pero lo entiendo completamente, es mejor decir que no antes de que todo sea más pasado.

Igualmente, el tiempo seguirá pasando… y los días serán más desesperados, llegará el final donde, aquello que se va sin ser echado vuelve sin ser llamado, solo estaré allí pendiente de tus besos; de llevarte al menos un momento en mi recuerdo, donde mi mente será mi cómplice, y anhelara tus caricias sonrientes.

En algún momento, todo será diferente, la luna se pintara de colores y el arcoíris será solo deprimente, La vida se nos escapara de la mano aunque nada pase por nuestras mentes los sabores controlaran nuestras emociones, todo será sorprendente, nadie nos podrá detener hasta que las promesas se cumplan totalmente, luego de eso solo quedara el recuerdo en mi mente, en tu mente, el recuerdo de algo que en algún momento dio felicidad, ricamente.

Te beso, y te recuerdo cada mil años constantemente, mi mente se salta periodos inconscientemente, y te aleja sutilmente de la realidad indecente, me dice que nada es real, que todo fue un sueño de ambiente, que la música sigue sonando y los corazones latiendo fuertemente.

Pero la verdad es que hace rato dejamos de palpitar, realmente el amor es lo único que hace que el corazón palpite demente, y cuando el amor se pierde, el compromiso solo cubre partes atando lazos rápidamente, las luces no serán las mismas al pasar de la gente, la vista será un olfato potente y las sensaciones se magnificaran otra vez, inconscientemente.

Te besaré, y estoy seguro de que no será la última vez. La pasión vuelve cada cierto rato, y cuando lo haga todo será grato.

Habrá momentos donde no existirá más que la unión de nuestros brazos, el placer y la sensación de vivir sin ser ingrato, sin ser ingrato con lo que nuestra mente pide, al mirar la miseria de su corazón intacto.

Un corazón que congelado se quedó por el romper de los platos, un corazón que quiere volver a latir al sentirse palpitando, palpitando por momentos en un terraza, donde besos corren, al humo dulce y sencillo de un rato.

SHARE THIS NOW
WRITTEN ON:
July 22nd, 2011